lunes, 3 de febrero de 2020

Escuela Campamento Nº 122, “De Las Sierras”: un lugar mágico


EX BLUE BLUE ELEFANTE, CON LA IMPRONTA DE GAUDÍ EN LA ARQUITECTURA, ALLÍ PRIMARIA BRINDA CAMPAMENTOS
La Escuela Campamento Nº 122, “De las Sierras”, del Consejo de Educación Inicial y Primaria, está ubicada en un enclave majestuoso, tanto por la geografía como por la arquitectura. Allí funcionó el Colegio Blue Blue Elefante, una propuesta distinta tanto desde la pedagogía como de las estructuras arquitectónicas que se cerró en el 2016. Hoy recibe tandas de 90 niños por semana atendidos por Primaria. 

SOPORTE INSTITUCIONAL 
En la imponente entrada de la escuela, el maestro y profesor de educación física Fabián Estavillo, director de la escuela, recibió a Primera Página para recorrer las instalaciones y hablar del funcionamiento de la escuela campamento. Además de Estavillo, integran el equipo de dirección Mónica Rodríguez (subdirectora), y Jimena Rodríguez (adscripta), y seis profesores de educación física y maestros, explicó que “tres por tanda, de lunes a miércoles y tres de miércoles a viernes. En la cocina tenemos la Cooperativa de las Sierras con cinco personas, que elaboran los alimentos y el mantenimiento de limpieza. Dos funcionarias de Primaria también en mantenimiento. Trabajamos con la Fundación A Ganar, que nos brinda dos funcionarios para el corte de pasto y mantenimiento de la infraestructura, y tenemos  apoyos del Ministerio de Defensa y el Ejército Nacional, la IDL, Sociedad Avistares de Aves, Quintín Melgar de la Sociedad de Agroecología que nos asesora en la plantación de árboles, la Sociedad Agropecuaria de Lavalleja, la Mina de Oro, cuando se necesita también OSE y UTE, todos los vecinos y la Inspección de Primaria en todos los temas. Tenemos convenio con USEMI las 24 horas del día de lunes a viernes, y siempre están enseguida, y en caso de traslados USEMI también se encarga”.
  
COLONIAS Y CAMPAMENTOS
Estavillo señaló que “Primaria tiene varias propuestas con las salidas o campamentos de los gurises, que son las colonias escolares de Malvín, Piriápolis, Raigón, Iporá y Arapey, e incorporó los campamentos de Parque del Plata que antes era de la Comisión Nacional de Educación Física, que pasó directamente a Primaria, y la Escuela Nº 122 que la convirtió en campamento también. Si pensamos en la matrícula escolar, en que nacen unos 40 mil niños por año, hoy no se puede cubrir a todos, para eso hay que aceitar las políticas y tienen que estar muy coordinadas. Se necesitarían más centros de este tipo para cubrir todo”.

ESPÍRITU SOCIAL Y EDUCATIVO
Al consultarlo cómo llegó la estructura de Blue Blue Elefante a Primaria, manifestó que “este colegio dejó de funcionar, estuvo un año vacío, -la institución se trasladó a la Barra de Maldonado, donde tiene el mismo colegio que creo que tiene las mismas o muy parecidas características-. Esto dejó de funcionar ¿qué utilidad darle? Como había sido una inversión con espíritu social y educativo se entendió que debería seguir así, se donó a la ANEP, y esta resuelve pasarlo a Primaria para que se trabaje con campamentos a partir de la mitad del 2018, con pasantías por el día, porque no teníamos capacidad de alojamiento, y ya en agosto se empezó con campamentos con alojamiento de tres días, y así hasta ahora”.

Sobre el programa que trabaja la escuela campamento, dijo Estavillo que “es el programa 2008 de Primaria, está pensado para la interacción de las áreas de conocimientos, y que tomen elementos curriculares del programa los que se trabajan desde las vivencias, y los gurises preguntan de aves, de flora, de fauna, de astronomía, de todos los temas, y los docentes nos hemos ido capacitando, o nos ayudan docentes de otras áreas. Las edades van de 5 a 13 años. Recibimos escuelas de todo el país, se planifica la venida de niños de Artigas que se encuentren niños de Maldonado o Montevideo, o niños de Cerro Largo con niños de Soriano, es un intercambio, son diversos en la forma de decir las cosas. Durante el año -no en verano- se trabaja con grupos más homogéneos, 4º, 5º y 6º, y durante un mes con niños de inicial. En verano están más mezclados, vienen de todas las edades”.   

¿Es un programa diferente al de las colonias de vacaciones?
Primaria tiene como lógica que todos los niños que van al sistema público puedan acceder a estos lugares, hace muchísimos años se comenzó con las colonias escolares donde iban los gurises hasta un mes, los tiempos cambiaron para todos, y las propuestas se han reducido, las estadías en las colonias tienen una duración de una semana en general y los campamentos de tres días. Lo que diferencia las colonias de un campamento creo que es el lugar donde están radicados. Una colonia como la de Malvín o Piriápolis están en un enclave urbano, con una playa y mar en frente, y eso muchos gurises no lo conocen, y tienen las visitas a lugares de la ciudad. Acá es otra cosa, están en contacto con la naturaleza, tienen el arroyo, paseos por el campo, el gimnasio, y la piscina.

¿Cómo es un día del campamento?
Un día es bastante largo. Se levantan los niños y niñas desde las seis y media a siete de la mañana; a las ocho y media desayunan. Y pasan a las diferentes actividades: piscina, avistamiento de aves, caminatas. Previo al almuerzo se hace un gran juego, se almuerza y no hay siesta pero sí hay juegos de agua, otros hacen artesanías con distintas técnicas, luego un recorrido por el campo de vecinos, se cuentan historias y se habla de la geografía de Minas. Al anochecer se hace un juego nocturno, se cena y luego los juegos de fogón y finaliza con una evaluación. Al otro día se va temprano a la Reserva Natural de Salus, donde se trabaja con los docentes que allí están. Para los docentes es una larga jornada, empezamos 6 y media y terminamos a media noche o más, para que todo quede ordenado para el otro día.

Al llegar estuvimos en el comedor, la maestra señaló que había niños cubanos, colombianos, venezolanos, peruanos, argentinos, y sirios, ¿Cómo viven esa multiplicidad cultural?
Son niños que están viviendo en Uruguay, vienen por la escuela pública la que hoy nuclea una diversidad enorme de culturas. Aportan muchísimo, en el caso de niños peruanos tienen mucha cultura gastronómica, enseñaron esos saberes, o una niña cubana nos decía que le encantaba el lugar pero que no teníamos las playas que hay en Cuba, y eso ya da para hablar de geografía, de formas de vida, de aguas nítidas y no tanto.

¿Se trabajan temas de inclusión, sexualidad, feminismo, machismo?
Sí, se trabaja, la convivencia nos da la posibilidad de afrontar muchos temas que surgen, que de repente no surgen en las aulas tradicionales. Hacemos reuniones de grupos, se tratan temas particulares si los hay respecto a la sexualidad, a género que surgen permanentemente. Cuando tenemos niños ya desarrollándose, es más potente, lo abordamos como nos permite el programa de Primaria, desde el respeto hacia ella o él, deben saber que hay una situación problemática en el país con la violencia hacia las mujeres.
Les damos la misma oportunidad de juegos a niños que a niñas, y que incorporen que el espacio es público, es de todos y que todos lo pueden aprovechar. Hay un ambiente distendido, lejos del vínculo familiar, lo que permite trabajar con las emociones, eso hace que surjan problemas personales porque se sensibilizan, bajan la guardia y hay momentos que afloran temas que hemos tenido que abordarlos junto con los protocolos de Primaria para tratar de canalizar adecuadamente.

¿Cómo es el uso de celulares?
Nosotros antes de venir enviamos un informe del lugar a donde vienen, qué programa tenemos, cuáles son las rutinas, qué pueden traer -ropa u otros materiales- y también qué no pueden traer, ahí incluye no traer nada electrónico, nada de valor, pulsera, relojes, y eso lo respetan. Por lo general no hemos tenido problemas con celulares porque no los traen, y si los traen nosotros decimos que no es lugar para utilizarlos. No es una experiencia este campamentos que las familias tengan o conozcan, y se preocupan. Nosotros mandamos alguna foto o comentario cuando llegan, y al final se les hace un racconto que ven cuando vuelven al destino. Porque si nos ponemos a contestar o atender las llamadas o mensajes perdemos mucho tiempo, preferimos que cuando vuelven a casa sea un tiempo de encuentro familiar. Cuesta que te lo entiendan los padres porque los hijos son lo más valioso que tenemos, y queremos saber en todo momento cómo están. Acá tenemos un sistema de seguridad con cámaras, pero no las utilizamos salvo alguna situación grave, están como referencia.

¿Cómo es el relacionamiento con los vecinos?
Como toda escuela pública tenemos una Comisión Fomento, a principio de año hace una recorrida por los vecinos, los invitamos a venir y a participar de la comisión, y en particular con los vecinos cercanos tenemos muy buena relación, con autorización de ellos hacemos recorridos, pasamos por el frente ahora de la Mina de Oro, vamos a mirar los cerros, siempre tenemos relación y un muy buen vínculo.