lunes, 18 de mayo de 2020

“Un gran zaguero, de temible remate, capitán y ganador”

CARLOS VILCHE FACAL “La chita”
Carlos Vilche: “Nunca jugué en la selección de Maldonado, porque ponía como condición no jugar contra Lavalleja”.

Por Waldemar Martínez
Tuve la suerte de verlo jugar, cuando hacíamos las primeras incursiones en nuestras canchas, en la etapa de nuestra adolescencia. Me parece verlo transitar llevando la pelota bien cortita contra el pie, cabeza levantada y tratando de darle siempre buen destino al balón. Un zaguero de categoría, de gran calidad, con personalidad y poseedor de un remate admirable. Integró equipos campeones del Club Granjeros y la selección de Lavalleja, siendo además capitán en varias ocasiones. Conformó un triángulo final prácticamente inexpugnable junto con Alímides Barindelli y el “Chiquito” Cifuentes. Convirtió muchos goles de pelota quieta, de tiro libre y desde afuera del área. Mucho más aún cuando en su pasaje por Central Español, “Cien Gramos” Rodríguez le enseñó a pegarle mejor a la pelota. Eso lo aprovechó en el Club San Carlos, donde logró varios campeonatos, y era el responsable de ejecutar los penales, y nunca erró ninguno. También tuvo un pasaje por las inferiores de Nacional de Montevideo, jugó en Cerro y tres años en Central Español. Nos contó con mucho orgullo, que nunca jugó en la selección de Maldonado, y era simplemente porque ponía como condición no jugar contra Lavalleja. “La Chita” Carlos Vilche Facal, como se le conoce en el ambiente del fútbol, hoy ya jubilado, disfruta de la vida en un hermoso lugar, allí, junto al Faro de José Ignacio.  

MINAS, ESTACIÓN SOLÍS Y SAN CARLOS
Carlos Vilche comenzó diciendo que “nací en Minas, el 22 de mayo de 1952. Soy el mayor de tres hermanos. Estoy casado, dos hijos. Mis primeros años los viví en Estación Solis donde concurrí a la Escuela Nº 17, luego hice secundaria en el Liceo de Míguez. Estudie electrónica y administración de empresa en Montevideo. Trabaje a los 19 años en el Parque de Vacaciones de UTE, donde el administrador era el Eduardo Arambillete, el cual era dirigente de Nacional de Minas y quería ficharme en su club. En ese interín hay un concurso en el Sanatorio de Minas, e ingrese a la administración donde trabaje 10 años. Después me radique en San Carlos donde puse un taller de Electrónica, del cual me acabo de jubilar.

“NACÍ EN UN HOGAR HUMILDE, PERO NUNCA NOS FALTÓ NADA”
Carlos se mostró emocionado al señalar que nació “en un hogar humilde, mi padre policía, mi madre ama de casa, los cuales nunca nos dejaron faltar nada, a mi y mis dos hermanos. Cuando chico mi único problema era ir a la Escuela, regresar a mi casa, almorzar, hacer los deberes y luego toda la tarde a la canchita de la Escuela hasta que se ponía el sol. Comencé jugando al Baby Fútbol en el Club Barrio Lavalleja de Minas, por la amistad que había de mi padre con el Sr. Marrero dirigente en ese momento del club. Luego Defensor de Puntas de Solís, Granjeros y luego en el Club San Carlos, Libertad y San Lorenzo. Tuve un pasaje por el fútbol profesional en las inferiores de Nacional de Montevideo, Cerro y tres años en Central Español”.


“GRANJEROS ES EL CLUB DE MIS AMORES”
Señalo con la misma convicción que mostraba en la cancha, que “Granjeros es el Club de mis amores. Gente muy humilde, donde se conseguía todo con mucho sacrificio. Donde logré tener muchos amigos de esos que solo los podes lograr a través del fútbol. No quiero dar nombres porque siempre se te olvida alguno, pero a los que nos corre sangre futbolera por las venas, fueron tardes de domingos inolvidables, donde tuve la suerte de ganar varios títulos”.

“Campeón con la selección y con San Carlos varias veces”
Se mostró muy feliz porque en aquella época y con los jugadores que había porque siendo muy joven fue citado a la selección mayor. “A los 19 años debuté en la Selección de Lavalleja, con jugadores como Eduardo De La Peña, Tomás Correa, Alímides Barindelli, Roberto Ihitz, Ariel Arralde, Francisco Tellechea, los Píriz, Carlos Mainard, Walter Silva y muchos más.  Preparadores físicos como Radamés Ventura, Adamis Rivas, Gustavo Alzugaray y técnicos de la talla de Julio Santana, “Chato” Allende, Rodolfo Zamora y otros que han dejado muy en alto la tricolor serrana. Luego que tuve un pasaje por el fútbol profesional, y posteriormente jugué en el Club San Carlos, donde logré varios títulos locales y departamentales”.

“EL FÚTBOL PROFESIONAL”
Carlos reconoció que “en mi pasaje por Central Español, tuve como compañeros a Gregorio Pérez, Héctor Tuja, Obdulio Trasante y otros destacados futbolistas. A técnicos como Héctor "Cien Gramos" Rodríguez, etc. Debo reconocer que el fútbol profesional no fue de lo mejor que me pudo pasar ya que lo considero muy frío. No había motivación mayor que la de jugar, cobrar y regresar a tu casa. A mi siempre me gusto jugar al fútbol por deporte, dejar todo en la cancha, por los amigos, los compañeros, los hinchas, y no por el pico, o mucho dinero que pudieras ganar”.

“CIEN GRAMOS RODRÍGUEZ UN CAPO, NOS ENSEÑABA A PATEAR”
Carlos Vilche mostró admiración y gratitud hacia “Cien Gramos” Rodríguez. “Hablando de técnicos, a mi me impactó Héctor Rodríguez, "Cien Gramos", como se le conocía. Estando en Central Español, nos enseñaba a tirar penales y tiros libres. El decía que los alemanes en el año 1954, habían estudiado que la velocidad de reacción de la vista era más lenta que la pelota. Por lo tanto cuando se tiraba un penal sólo había que mirar al golero, en el momento justo que se le pegaba a la pelota. Porque el arquero debe de tirarse para el palo que va la pelota antes de que la misma fuera impulsada por quien ejecuta. Solo había que practicarlo. Y puedo dar fe de ello, yo cuando regrese al Fútbol del Interior, tiraba los penales en San Carlos y nunca marre ninguno. Después de practicarlos era muy fácil”.

“PEQUEÑOS DETALLES QUE SUMAN”
Con relación a las diferencias entre el fútbol de Maldonado y el de Minas, Vilchez dijo que “no son muchas. Sólo que Maldonado tiene más infraestructura, ya que la mayoría de los cuadros tienen canchas con gimnasios, red lumínica, que pueden practicar todos los días y son pequeños detalles que a la larga suman. También hay clubes que pagan muy bien”.

0 comentarios :

Publicar un comentario